Constructores de la paz en México: Gabriella Gomez-Mont


Gabriella Gomez-Mont 
Directora, Laboratorio Para La Ciudad
Gabriella es fundadora y directora de Laboratorio para la Ciudad, la nueva área de experimentación del Gobierno del Distrito Federal. Es artista visual, escritora, directora de cine documental y consultora de proyectos multidisciplinarios. Fue nombrada TED Senior Fellow, Yale World Fellow, MIT Director`s Fellow y World Cities Summit Young Leader. Le interesan las metodologías creativas para co crear ciudad y mejorar la experiencia urbana.

¿Qué es el Laboratorio para la Ciudad?

Es el área experimental del Gobierno del Distrito Federal, que abre un espacio ciudadano dentro del gobierno. De hecho, la mayoría de mi equipo no trabajamos en gobierno antes, casi todos venimos de una fundación u organización de la sociedad civil. Tenemos dos ejes, uno de ellos es innovación cívica, que consiste en comenzar a preguntarnos cómo podemos reinventar la forma en que el gobierno y la ciudadanía dialogan y crean una visión de ciudad. El otro eje es creatividad urbana e indaga en las posibilidades de la ciudad misma como territorio social e imaginativo. El Laboratorio trabaja de diferentes formas: desde investigar temas contemporáneos que pueden ser de interés para la ciudad, detonar conversaciones dentro y fuera de gobierno, crear esos espacios de diálogo más intensos foros, debates y talleres con expertos, etc.), así como crear estrategias transversales para el GDF; además, este año empezamos con casos de estudio, prototipos y pilotos. Creemos que el gobierno puede convertirse en un espacio de ideas y la ciudad en un lugar para ponerlas en práctica. Conversar es importante porque hay una gran brecha entre lo que se hace desde el gobierno y la ciudadanía, y cuando sientas a la gente en la misma mesa, de pronto te das cuenta de que a todos nos conviene unir fuerzas para lograr la ciudad que queremos.

¿Qué dificultades han encontrado?

 Creo que parte del objetivo de nuestro laboratorio es identificar lo mejor del gobierno y lo mejor de la sociedad civil, en ese espacio es donde empiezan los puentes. Aunque obviamente ambos tienen lados oscuros, si hay suficiente buena voluntad, deseo de colaboración y crítica constructiva, se pueden entender mejor los retos y abordarlos. Uno de los factores de paz positiva que más me gusta es la resiliencia; un sistema que aprende a resolver sus tensiones--e inclusive quiebres--de manera creativa. Es clave entender la ciudad como un todo. Cuando los nodos empiezan a interconectarse, las crisis se pueden superar más fácilmente e incluso el sistema se fortalece.

Danos un ejemplo de los proyectos que llevan a cabo en el Laboratorio.

Este año vamos a trabajar con la Secretaría de Educación en implementar programas escolares piloto para dotar de herramientas creativas a los niños de siete a once años. Lanzarles el reto de resolver los grandes problemas de la ciudad. Esto es a pequeña escala con cuatro escuelas para ver si funciona y aprender de la experiencia. Este es sólo un ejemplo de los experimentos que hacemos en colaboración con otras instancias de gobierno y sociedad civil. Si queremos tener gobiernos ágiles, innovadores y creativos, también necesitamos espacios de experimentación y espacios donde se puedan tomar riesgos controlados, y para eso son los laboratorios.

Trabajabas desde la sociedad civil, ¿qué has encontrado que se puede lograr en el gobierno?

Toda mi vida defendí a capa y espada el potencial del espacio independiente, yo soy la primera persona sorprendida de verme aquí, pero la invitación del Jefe de Gobierno de crear una nueva oficina desde cero fue demasiado tentadora. Hay muchos estereotipos del gobierno, y aunque muchas veces son reales, ahora me doy cuenta que el potencial de gobierno para hacer ciudad es enorme, si es que se opera con las visiones e ideas correctas. El Laboratorio es muy pequeño dentro de la estructura de gobierno. Para ser efectivos, necesitábamos tener buena convocatoria tanto con sociedad civil como otras instancias del GDF. Es importante que los temas que trae a la mesa la ciudadanía, a través de nosotros, encuentren eco dentro del gobierno; somos un ente híbrido. En el equipo hay expertos en inteligencia artificial, geógrafos urbanos, expertos en relaciones internacionales, periodistas, artistas, diseñadores, cineastas, historiadores y arquitectos, entre otros. Ha sido interesante conformar un equipo con perfiles que no se encuentran usualmente.

¿Cómo trabajan en una ciudad tan grande como ésta? ¿Los ciudadanos participan?

Una de nuestras lecciones es que hemos idealizado lo que significa la participación ciudadana; creemos que se abren las puertas, entran los ciudadanos y todo se resuelve, pero no es cierto. Medidas que se han implementado como poner carriles reservados para las bicicletas y parquímetros que desincentivan el uso del automóvil privado, muchas veces tienen reacciones negativas entre vecinos, aunque son cosas que al final benefician a todos. El reto de diseñar mecanismos de participación es enorme. Estamos hablando de una megalópolis de 22 millones de personas. ¿Cómo haces partícipe de procesos a tantas personas? Nuestro esquema de trabajo tiene una variedad de escalas, desde trabajar con el comedor que está a la vuelta, hasta la delegación Milpa Alta, donde hay muchos jóvenes que son propensos al suicidio. El gran encanto y la gran dificultad de la ciudad de México, es que te vas a San Bartolo y tienen prácticas culturales muy distintas a las de la Condesa, no sólo en lo socioeconómico sino en lo cultural.

¿Qué contexto te imaginas en México en los próximos diez años?

Creo que México está pasando por un momento especialmente problemático. Te confieso que se me quiebra el corazón un poco. Por otra parte, históricamente se ha comprobado que los espacios de crisis pueden ser espacios de transformación. Se necesita una conversación entre gobernantes, sociedad civil, empresarios y todos los diversos actores para sacar al país adelante. Por otro lado, creo que la ciudad de México responde como pocas ciudades en el mundo, siempre hemos sido la caja de resonancia de lo que sucede en el resto del país, y normalmente vamos a una velocidad distinta al resto del país: aunque la ciudad no es perfecta, hemos logrado grandes avances en materia de derechos humanos--tales como el matrimonio igualitario, legalizar la interrupción del embarazo, la eutanasia, darle prioridad a los programas sociales… ahora se vuelve más importante que nunca que la ciudad siga avanzando en libertades e innovando en todos los campos, poniendo el ejemplo de lo que puede ser una ciudad mexicana en el mundo contemporáneo.

Related Articles

Realismo Radical: La Construcción de la Paz Positiva en México

Una compilación de 12 entrevistas con constructores de paz, publicada en la conmemoración del Día Internacional de la Paz


Contact us

Vision of Humanity is an initiative of the Institute for Economics and Peace (IEP). IEP have offices in New York and Sydney. For more specific inquiries related to the peace indexes and research, please contact IEP directly.

General enquiries: info@economicsandpeace.org
Data request: info@economicsandpeace.org
Media: media@economicsandpeace.org

Sydney office

PO Box 42, St Leonards,
NSW 1590,
Sydney
Australia
Tel: +61 2 9901 8500

New York office

3 East 54th Street
14th Floor
New York, New York 10022
USA
Tel: +1 (646) 963-2160

Job opportunities and internships are listed on the Institute for Economics and Peace website. See them here.

Contact us