Constructores de la paz en México: Eduardo Bohórquez


Eduardo Bohórquez
Director, Transparencia Mexicana
Eduardo nació en la ciudad de México, estudió Ciencia Política y Administración Pública en la Universidad Nacional Autónoma de México y una maestría en Estudios del Desarrollo en la Universidad de Cambridge. Es mejor conocido por cofundar y dirigir Transparencia Mexicana por más de quince años. Ha participado en el diseño de sistemas innovadores para combatir la corrupción en un país como México, donde el problema es tan complejo.

¿Qué te motiva?

El reto intelectual que implica transformar a un país que se considera corrupto. Construir islotes o parcelas donde compruebas que no es el único destino posible. Otra cosa que me motiva es producto de haber vivido fuera de México y darme cuenta que otros países enfrentaron problemas similares y han construido soluciones. No hay nada atípico en el código genético de los finlandeses o de los daneses, si no que tienen el lujo de reunir personas para pensar en soluciones para los grandes retos. Ser parte de una comunidad innovadora del país, que ha presenciado lo que significa que algunas cosas cambien para bien, es muy satisfactorio.

¿Por qué es importante tener bajos niveles de corrupción para alcanzar la paz?

La corrupción es corrosiva y debilita a cualquier institución. La frecuencia con que se presenta ilustra que el pacto social está debilitado y en algunos lugares, incluso está roto. Cuando los derechos constitucionales Eduardo nació en la ciudad de México, estudió Ciencia Política y Administración Pública en la Universidad Nacional Autónoma de México y una maestría en Estudios del Desarrollo en la Universidad de Cambridge. Es mejor conocido por cofundar y dirigir Transparencia Mexicana por más de quince años. Ha participado en el diseño de sistemas innovadores para combatir la corrupción en un país como México, donde el problema es tan complejo. no se cumplen en la práctica, el pacto social pierde fuerza y comienzan los arreglos paralelos que en realidad, defienden privilegios. Otra consecuencia de la corrupción es que merma la efectividad de los recursos públicos utilizados para propósitos tan importantes como educación, salud, seguridad o la construcción de paz.

¿Se puede acabar con la corrupción con políticas de transparencia?

No. Hemos utilizado el término de transparencia como eufemismo para otras cosas, como ausencia de corrupción. El DF es el ejemplo perfecto, ya que es la entidad número uno en acceso a la información pública en el país pero la número 32 en prevalencia de corrupción en trámites y servicios para hogares. Ser muy abierto, incluso puede volverte cínico: Hago lo que quiero, no hay sanciones y todo mundo lo sabe. La transparencia per se no resuelve problemas de corrupción, pero sí da herramientas y permite construir estrategias para la rendición de cuentas y control de la corrupción, incluso para enfrentar la impunidad.

¿Cuál es nuestro mayor reto para combatir la corrupción?

Queremos resolver todos los problemas simultáneamente y esa es la trampa analítica de querer acabar con la corrupción. ¿Qué pasa si en lugar de enfrentar un gran problema, lo convertimos en diez problemas menores que forman el problema mayor? Ningún país ha resuelto el tema de la corrupción en abstracto, todos van acotando problemas específicos. Es más fácil diseñar estrategias para el combate a la corrupción en compras, trámites y servicios públicos o protocolos de policías. Es un tema de eficiencia y, sobre todo, de estrategia.

¿Estamos generando mejores soluciones?

 Estamos siendo más estratégicos para resolver los problemas. El Consejo de Coordinación Empresarial publicó un decálogo sobre lo que pueden hacer las empresas para enfrentar la corrupción en México. El sector empresarial estaba acostumbrado a señalar a los gobiernos pero por primera vezreconocen ser parte del problema, el que paga el soborno. Otro ejemplo es el Sistema Anti Corrupción. La propuesta original era tener un gran zar anticorrupción pero logramos persuadir a los legisladores de que en realidad, necesitamos un Sistema Anti Corrupción. Es decir, un conjunto de instituciones que resuelvan problemas específicos. En vez de tener una institución grande con mucha autonomía, tener un sistema de instituciones que resuelvan problemas específicos.

¿Existen condiciones para acabar con la corrupción en México?

Yo creo que sí. Ya nadie tiene que pagar un soborno por sacar un pasaporte, eso significa que sirvió el trabajo de la Secretaría de Relaciones Exteriores y de Transparencia Mexicana. Lo que no se puede hacer tan fácilmente es resolver la corrupción en todos los niveles, en todos los temas al mismo tiempo. Es necesario priorizar y enfocar.

¿Cómo puede participar la sociedad civil en esta lucha?

Los ciudadanos pueden ayudar a escoger las prioridades, normalmente no les preguntamos qué necesitan. A veces se necesita algo menos intensivo de lo que imaginamos. Un buen ejemplo son las guarderías del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS): diseñamos un modelo en el que se requería que los papás ayudaran a mejorar la calidad de las guarderías. Esto les toma dos horas y no dos años. No es noticia de primera plana porque muchas veces lo que aparece ahí, no es la prioridad de la comunidad. Es necesario convertir los problemas de la comunidad en los problemas del país. Cuando algo funciona como debería, no es noticia. El objetivo es transformar al país en uno aburrido y predecible.

¿Qué contexto te imaginas en México en los próximos 10 años?

Y de ese contexto, ¿qué te da esperanza? Como decía Jesús Reyes Heroles: “Todo lo que resiste, apoya”. El hecho de que haya una clase política tan afectada por la corrupción, con tan bajos niveles de confianza institucional y social es terreno fértil para innovar. La gran ventaja que tenemos son las tecnologías de comunicación, a bajo costo y al alcance de todos. Sólo cuando esto sucede, se pueden organizar movimientos y marchas en torno a los hechos de Ayotzinapa, sin tener un líder visible. Tenemos muchos problemas, pero tenemos condiciones nunca antes vistas para resolverlos.

Si tuvieras recursos ilimitados, ¿a qué le apostarías para alcanzar la paz en México?

Voy a cambiar la pregunta. Me gusta la escasez, entender que no es un problema de recursos sino de estrategia. Cuando me acerqué por primera vez al tema de seguridad, de lo que se hablaba era de pistolas, chalecos y patrullas, después nos dimos cuenta que había necesidad de desarrollar estrategias de prevención. Hay muchas cosas qué hacer que no tienen que ver con crimen y la violencia pero que generan entornos seguros. Sabiendo que tenemos recursos tan escasos, la pregunta que me haría es ¿cómo hacemos para coordinar a empresas, ciudadanos, políticos para resolver los retos?

Related Articles

Realismo Radical: La Construcción de la Paz Positiva en México

Una compilación de 12 entrevistas con constructores de paz, publicada en la conmemoración del Día Internacional de la Paz


Contact us

Vision of Humanity is an initiative of the Institute for Economics and Peace (IEP). IEP have offices in New York and Sydney. For more specific inquiries related to the peace indexes and research, please contact IEP directly.

General enquiries: info@economicsandpeace.org
Data request: info@economicsandpeace.org
Media: media@economicsandpeace.org

Sydney office

PO Box 42, St Leonards,
NSW 1590,
Sydney
Australia
Tel: +61 2 9901 8500

New York office

3 East 54th Street
14th Floor
New York, New York 10022
USA
Tel: +1 (646) 963-2160

Job opportunities and internships are listed on the Institute for Economics and Peace website. See them here.

Contact us