Constructores de la paz en México: Adrián López


Adrián López
Director, Grupo Editorial Noroeste
Es polifacético. Originalmente ingeniero, Adrián decidió por el periodismo. Desde el 2008, dirige Grupo Editorial Noroeste y colabora con organizaciones y cámaras en Sinaloa. Imparte clases de ética y participación ciudadana en el Tecnológico de Monterrey y cursa la Maestría de Gestión Pública en la misma institución.

¿A qué labor te has dedicado la última década de tu vida?

Cuando estudiaba la maestría en Ética aplicada, me invitaron a ser Director de Negocios del periódico El Mazatlán, esa fue mi introducción al periodismo y llevo siete años en esa profesión. Me tocó vivir en Mazatlán en un momento muy complicado, ya que es una ciudad que vive del turismo de Estados Unidos, y en 2011 se convirtió en la segunda ciudad en el país con la tasa más alta de homicidios dolosos, cerca de 307 en el año. Con esto, surgió la peor crisis: la de seguridad. Dejaron de llegar cruceros por que Estados Unidos recomendó a sus ciudadanos no viajar a Sinaloa. Esto impactó fuertemente a la economía.

¿Cuáles son los retos de ser periodista?

Fuimos el primer periódico del país en presentar una serie de criterios para tratar el contenido violento. Básicamente, sólo publicamos contenido violento en portada cuando se cumplen dos premisas: si construye estado de derecho y si se relaciona con algo que va más allá seguridad, por ejemplo, política, grupos vulnerables o el sector empresarial. La idea es no ser sólo un espejo de la realidad, sino ser constructores de un discurso. Nos dimos cuenta de que aportábamos más a la sociedad si encontrábamos una manera de tratar la violencia sin aumentar la psicosis ni afectar al desarrollo económico. El canon periodístico dice que la noticia son los enfrentamientos, los balazos o los colgados pero nosotros decidimos darle un tratamiento más ético a las notas.

¿Qué consideras que has logrado?

 Es muy difícil sobrevivir como un periódico independiente en este país. Hemos logrado posicionarnos como líder de opinión en el estado, como un periódico serio, objetivo, veraz y crítico. Hemos acompañando temas que son sensibles para la ciudadanía, aunque pueden ser no muy agradables para la clase política, como el caso en que había una violación clara de derechos humanos en los requisitos para tramitar la licencia de conducir en Sinaloa. Consultamos a expertos, le dimos una amplia cobertura y promovimos un amparo ciudadano colectivo en contra de la medida. También integramos un grupo llamado Congreso Abierto Sinaloa junto con ocho organismos de la sociedad civil. El objetivo es vigilar el trabajo de comisiones, el desempeño de cada diputado, y hacer públicas todas sus sesiones.

¿Hay libertad de expresión en México?

Decir que la hay, es una falacia. La prensa es el espacio donde se puede hacer crítica y análisis, la televisión construye opinión pública de otra manera. Yo digo que si México fuera Twitter, Peña Nieto no sería presidente, pero México es Televisa. Los medios de comunicación a nivel estatal reciben fondos de los gobernadores, esto ocurrió desde que se dieron cuenta que invertir en su imagen los podía convertir en presidentes. Los dueños de los principales medios han sido siempre cercanos al poder, y eso mata cualquier posibilidad de independencia periodística.

¿Te sientes seguro al ejercer periodismo en México?

Sería muy ingenuo pensar que no corremos riesgo, en la medida en la que te vuelves más visible y eres un contrapeso, por consecuencia eres más indeseable (nota del editor: en 2014, Adrián recibió un balazo en un supuesto asalto). En Sinaloa, es muy difícil hacer periodismo porque estamos entre dos fuegos: el del crimen organizado, que es un fuego todopoderoso y completamente impune; y el del gobierno, igual de impune que el anterior, aunque tal vez un poco más calculador de los riesgos. Esa mezcla es un caldo de cultivo perfecto para que te agredan. En nuestro caso, hemos sido un medio asediado y amenazado, ya sumamos acerca de 90 averiguaciones previas abiertas en el Ministerio Público y la Procuraduría.

¿Qué escenario te imaginas en México en los próximos años?

Veo un escenario pesimista en el que las cosas no van a cambiar mucho, el crimen organizado en México es un problema muy complejo y seguimos sin atacarlo de raíz. También tenemos un déficit de educación grave, con un sindicato de educación mafioso. Seguimos tapando muertos, tratando de encontrar una manera de decirle al país que no pasa nada. Pero mi visión optimista me dice que ya no somos el mismo México de los setentas. Nos estamos acercando a niveles de discusión pública y de exigencia ciudadana muy articulados a través de redes sociales. Cerca de 70 millones de jóvenes en este país tienen un Smartphone. Yo creo que esa es la esperanza, que México, siendo un país tan desigual, encuentre un medio para tener una conversación común. Basta con que mandes diez tweets a un senador para que empiece a pensar en las consecuencias políticas de sus actos. En diez años estos jóvenes van a ser mayoría en las elecciones, ellos van a definir la balanza.

Related Articles

Realismo Radical: La Construcción de la Paz Positiva en México

Una compilación de 12 entrevistas con constructores de paz, publicada en la conmemoración del Día Internacional de la Paz


Contact us

Vision of Humanity is an initiative of the Institute for Economics and Peace (IEP). IEP have offices in New York and Sydney. For more specific inquiries related to the peace indexes and research, please contact IEP directly.

General enquiries: info@economicsandpeace.org
Data request: info@economicsandpeace.org
Media: media@economicsandpeace.org

Sydney office

PO Box 42, St Leonards,
NSW 1590,
Sydney
Australia
Tel: +61 2 9901 8500

New York office

3 East 54th Street
14th Floor
New York, New York 10022
USA
Tel: +1 (646) 963-2160

Job opportunities and internships are listed on the Institute for Economics and Peace website. See them here.

Contact us